Casa Colomba es el resultado de un sueño.
A un centenario pajar levantad a comienzos del siglo pasado, se le quiso dar otra oportunidad y devolverlo la vida que un día tuvo.
Sus muros de piedra y robustas maderas han servido de base para crear espacios cómodos, sencillos y llenos de detalles.
Como una fortaleza acogedora, se levanta frente al monte, y rodeado de árboles nos ofrecen unas vistas llenas de color, luz y calma.
Esa calma perdida que se acerca de nuevo a nosotros en este lugar privilegiado.

Los comentarios están cerrados.